Monday, March 30, 2009

EL MANGOS EN:

MI NOVIA POLLY

Hace un par de años solia trabajar por esos rumbos cerca de alguna carretera, todos los dias llegaba a las siete de la mañana y salia a las dos de la tarde justo a tiempo para tomar un camión que me llevaba al paradero donde tomaba otro mas que me dejaba unas calles cerca de la prepa a la que siempre llegaba tarde. Habia ciertos dias en los que me escapaba una hora o media hora antes para poder llegar temprano a mi primera clase, en esas ocaciones en las que adivinaba que mi jefe iba a faltar, entre esa hora o media hora, en el camión varias veces concordaba con el horario de viaje de Polly, como el camion siempre iba hasta la madre solo podia ver su cabeza apoyada en una de las ventanas mientras leía un libro, ella siempre se sentaba en el mismo lugar, en los asientos del medio o eso me parecia pues no era muy frecuente que la encontrara quizá otros dias era de las ultimas de la fila y se sentaba hasta atrás o en el asiento del copiloto pero en las ocaciones en que la frecuentaba siempre la estaba ahí.

Polly era muy guapa a mi parecer, cabello negro, largo y lacio, ojos negros nariz afilada, piel blanca y poco maquillaje de esa onda darky que no es ostentosa, estatura baja y siempre traía consigo una mochilota y un estuche largo que al principio no sabia para que podría ser usado. Con tanta cosa cargando imaginaba que era algo así como una artista plástica que en mis culturosos años de prepa eso me resultaba atractivo y de gran sex-apeal. En esos encuentros “camionisticos” Polly al fin se dio cuenta de que la observaba y al contrario de las mujeres que corren despavoridas al notar que son observadas por mi, ella también me miro fijamente y lanzó una sonrisa discreta y siguió con su lectura, no importaba cuán guapa me pareciera ella o que tan bien parecido le haya resultado yo pues ambos sabíamos que ligar en un camion, pesero o cualquier transporte colectivo resultaba de la mas baja estofa. Desde ese día con o sin patrón en el trabajo buscaba excusas para salir temprano y encontrarme con ella, hasta que nos tomamos la medida y los encuentros eran mas frecuentes, siempre lo mismo; nos veíamos de a lejitos, platicábamos con la mirada, sonrisas idiotas entre toda la raza viajera del camión.

Llego aquel día de asueto religioso en el que los mochos y los huevones no laboran para venerar a sus santos patronos por darles un día extra de descanso a media semana, yo puntual me dirigía a mi ya rutinaria "cita de camión" con ella, no me sorprendió que el transporte estuviera casi vacío tanto la parte de atrás como algunos asientos de la parte del frente y como era de esperar había un lugar disponible junto a Polly, así que armándome de valor ajeno me senté junto a ella, -¿disculpa, me podrías dar la hora?- preguntó muy seria, -eeeehhmm...cuarto para las dos- respondí casi sin dejar que terminara la pregunta. Puso esa cara que uno pone cuando se saca de onda y se echó a reír porque notó que no tenía reloj ni celular donde ver la hora, supuse que se reía de mi, solamente le mencioné que era bueno adivinando la hora, levanto la manga del saco y miro su reloj efectivamente era la 1:45.
Después de eso platicamos todo el camino yo le platicaba de mi negrero trabajo de mi negrero jefe de mi negrera familia y de la escuela en la que cursaba quinto semestre. Polly estudiaba en la vocacional en el ultimo trimestre, estaba revalidando unas materias en las que había salido con malas calificaciones quería mejorar su promedio porque así entraría en la carrera de ingeniería robótica, tenia planes de salirse de su casa terminando el bachillerato ya que no aguantaba a su padrastro que según ella la menospreciaba y la trataba de humillar. Esas rencillas con él fueron el resultado de su época de secundaria cuando su madre lo conoció, El padrastro creía que la niña era rara y le dijo que cuando se casara con su mamá iba a mandarla a un retiro de monjas o algo parecido, Polly uso todo su ingenio para evitar que se casaran, lo logró pero con todo eso no pudo evitar que compartieran la misma casa. Desde el momento que me acerque a ella fuimos buenos amigos, nos entendíamos bastante bien ella ingeniera en robótica y yo ingeniero en genética (que es a lo que me quería dedicar) siempre hablábamos del futuro, de nuestra carrera como socios y nuestros descubrimientos para modificar genes de organismos vivos adultos manipulándolos con nanorobots para clonarlos y crear clones exactos sin alteraciones o fallas de edad como ocurre con la mayoría de los clones.

Al cabo de varios meses tuve sentimientos encontrados hacia Polly así que le dije que me gustaba y terminamos por pasar unos cuantos meses juntos. Incluso abrimos una cuenta en el banco donde estábamos juntando una lana para rentar un departamento cuando termináramos ambos el bachillerato.

Esta es la aburrida historia de como conocí a esa linda chica darky de la que no me enamore perdidamente pero que de esforzarme un poco mas quizá hasta casado estaría con ella. Polly en realidad se llamaba K. de apellidos C. G. El apelativo de "Polly" no es porque se pareciera a Jennifer Aniston sino porque su familia era muy religiosa antes de que ella naciera hasta diez años después así que los primeros años de su vida nunca la vacunaron y a los cinco años le dio Poliomelitis o Polly-o-melitis y por ello a pesar de ser sumamente guapa del torso para arriba tenia la cadera y las piernas atrofiadas por la polio. Meses después terminamos nuestro compromiso ella mencionó que era porque sentía que no tenia todo lo que yo necesitaba en una mujer (osease un par de piernas y una cadera funcional) y que el hecho de que no se sentía segura de echarse un acoston conmigo la dejaba un poco acomplejada y que lo mejor sería que nos buscáramos algo que nos complementara mejor, una chica con 2 piernas y cadera funcional y un hombre con 2 piernas y una cadera atrofiada respectivamente.

Después de terminar nos frecuentábamos muy poco la ultima vez que nos vimos fue cuando terminó el bachillerato la invite a cenar y se burló de que haya dejado la escuela poco antes de terminarla, como premio le dije que se quedara con el dinero que juntamos para el departamento masomenos unos $20, 000 varos eso fue lo que juntamos en los siete meses que salimos. Antes de despedirnos le pregunte la verdadera razón por la cual habíamos terminado que eso de la incomodidad no me la creía, ella respondió que a pesar de que nos gustaba llevarnos pesado no se aguantó y que lloraba en su recamara cuando le explique el porque le había apodado de cariño Polly. Jo jo jo

----------------
Now playing:Crash test dummies - mmm mmm mmm
via FoxyTunes